Sobre mí

Antonio Valenzuela

Fisioterapeuta en Granada

Fisioterapeuta y con un Máster en PNIc y estilo de vida saludable, además de conferencista habitual de medicina integrativa y nutrición ortomolecular, en mi haber cuento con más de 17 años de experiencia profesional, 10 coordinando y liderando diferentes equipos de trabajo y 10 como CEO  de su propio centro.

Me describo como un biohacker autodescrito, alguien que usa la ciencia y la tecnología para hacer que su cuerpo funcione mejor y de manera más eficiente.

Como orador habitual en conferencias públicas y eventos, trato de trasladar al paciente sus conocimientos de una forma clara y concisa, ayudando a que el camino de la transformación sea accesible y fácil de llevar a cabo para todo el mundo.

Para ayudarte en tu cambio y que empieces a tomar las riendas de tu vida, trataremos de enlazar las diferentes áreas del proceso para optimizar tu salud. Estos cuatro pilares fundamentales para la transformación son: La alimentación, el sueño, la actividad física y la gestión de las emociones. Todos ellos necesarios pero con diferentes abordajes en función de las circunstancias de cada persona. ¿En qué pilar crees que tienes mayor margen de mejora?

Logo Slow Medicine Institute
Logo Regenera
Logo Soria Natural
Logo Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía
Logo Greening Club

Activa tus mitocondrias

Antonio Valenzuela

En un mundo donde la salud y el bienestar son prioritarios, cada vez más personas están interesadas en explorar las maravillas ocultas dentro de su propio cuerpo. Una de sus claves se encuentra en un pequeño orgánulo celular, las mitocondrias, unas diminutas «fábricas» encargadas de convertir los nutrientes que consumes en energía para tu organismo.

En este libro descubrirás como una alimentación adecuada, el ejercicio físico, el descanso reparador y la gestión del estrés pueden estimular la salud mitocondrial y aumentar tu energía vital. Aprenderás sobre los nutrientes esenciales que alimentan estas estructuras y cómo incorporarlos de manera práctica en tu dieta diaria. Además, encontrarás valiosas estrategias para aprovechar al máximo tu potencial genético y promover una vejez saludable.

Te sorprenderás al descubrir cómo pequeños cambios en tu estilo de vida pueden tener un impacto significativo en tus mitocondrias. Desde la alimentación hasta el uso de suplementos como el magnesio, pasando por cambios en tu rutina y desafíos para tu cuerpo, como el ayuno, la exposición al frío y al calor o realizar ejercicios de fuerza.

Hijos de la adversidad

Antonio Valenzuela

Obesidad, hipertensión, diabetes, ansiedad, depresión, dolores crónicos, problemas de espalda y un largo etcétera son sólo algunos ejemplos de las patologías crónicas que forman parte de la vida cotidiana de demasiadas personas, robándoles años de vida, pero sobre todo de buena vida.

¿Y cuál es la respuesta de la medicina convencional ante esta epidemia de enfermedades? Tratar los síntomas y no la causas, con lo que nos mantiene vivos… y enfermos.

Cuando buscamos culpables ante esta situación es tentador pensar en nuestra genética. Que nuestros genes determinen nuestro destino, nos exime de responsabilidad ante lo que nos ocurre. Sin embargo, hoy sabemos que el conflicto entre nuestro estilo de vida y lo que esperan nuestros genes es lo que nos enferma. Éstos se forjaron en la adversidadgenerando respuestas protectoras frente a desafíos ambientales como por ejemplo el frio, el calor o ayunos involuntarios por falta de alimento.

Dichas respuestas son las que convirtieron a nuestros ancestros en personas de salud privilegiada. Sin embargo, en la actualidad pasamos jornadas maratonianas sentados, continuamente estresados, inundados de comida que nos engorda pero no nos alimenta y todo bajo la promesa de una felicidad que nunca llega.

La solución no pasa por una «pastilla milagrosa», sino por incorporar en nuestro día a día los estímulos para los que nuestros genes están preparados para responder, ya que éste ha sido el modo de vida que hemos seguido durante cientos de miles de años.

Es lo que se llama hormesis y se basa en la vieja sabiduría popular de «lo que no te mata, te hace más fuerte».  Si a todo esto le sumamos el reconectar con la naturaleza, una dieta basada en comida real o las técnicas de respiración milenarias…llevarás tu salud y bienestar a un nivel superior.